Speakers at The Corner: La revolución ConSentida llega a The Corner Hotel
2019-04-23

Es posible que llegue un día en elque hablar de las ConSentidas nos suene tan familiar como hablar del Club Bildelberg o el G7. Y ojalá que su influencia sobre la toma de decisiones, en pos de una sociedad más igualitaria, sea una cuarta parte de la de los lobbies aquí mencionados. Utopía o visión, nadie puede negar el imparable crecimiento de este grupo con más de 9.000 adeptas– y creciendo- que ya abarca seis ciudades españolas (Barcelona, Madrid, Valencia, Mallorca, Zaragoza y San Sebastián) y orientado a positivar el rol de la mujer en nuestra sociedad, deshaciéndose de sus clichés masculinos y recuperando su esencia, aunque de una forma integradora, sin excluir al hombre y entendiendo que el objetivo final no es la igualdad sino la equidad. 

Ahora estas sesiones llegan a The Corner Hotel con Speakers at The Corner, donde una vez al mes una inspiracional –una mujer con historia- compartirá sus experiencias con los asistentes. La primera será la escritora de origen indio Asha Miró, el próximo miércoles 24 de abril. Para conocer mejor este “movimiento” hemos charlado con la creadora del proyecto, Julia Salsas, una periodista de formación que se convirtió en la primera ConSentida de la historia al tomar conciencia de dónde estaba y hacia dónde quería ir en la vida. Aunque nadie mejor para explicar su historia que ella misma.

 

Mujer en Barcelona_Asha Miró

 

Dinos Julia, ¿qué son las ConSentidas y cómo nacen?

Las ConSentidas nacen hace 5 años en Barcelona con una propuesta que surge más del corazón que de un business plano algo parecido. Me di cuenta que había una demanda social que apuntaba que la mujer necesita un tiempo y un espacio para conocerse a sí misma. Y a través de historias de vida de mujeres que para mí son referentes se ha generado una comunidad de más de 9.000 mujeres que actualmente tiene presencia en seis ciudades españolas.

¿Y cómo llegaste a detectar esa demanda social?

A los 25 años tuve una crisis existencial que me hizo replanteármelo todo. Tras estudiar un máster en Madrid pasé a trabajar como investigadora externa para el Instituto de Innovación Social de ESADE. Fue en ese momento cuando creé ConSentidoComún, una consultoría de RSC que tenía la sede en un despacho que no me inspiraba nada. Trabajar allí 10-12 horas no era especialmente motivador. Y fue precisamente en ese momento en el que no tenía claro qué estaba haciendo con mi vida cuando sufrí un derrame cerebral y comprendí que la vida me daba otra oportunidad.

Ahí tomé dos grandes decisiones: Una, cambiarme de despacho y la otra, enfocarme en lo que yo podía aportar a la sociedad: quería levantarme por la mañana sabiendo que ese día iba a valer la pena, que iba a sumar en mi vida; y quería meterme en la cama sabiendo que, efectivamente, todo había tenido sentido. Durante dos meses me fui reuniendo con personas que buscaban reinventarse y acudían a mí para pedirme consejo. Al hacer un poco de zoom me di cuenta que el 70% eran mujeres. Comprendí que hay una demanda social muy evidente de la mujer que está pidiendo un cambio social. Una persona me propuso hacer un coaching grupal de liderazgo femenino, entonces la idea me gustó mucho, pero pensé “yo no soy coach” y le propuse que viniera a darlo ella. Yo iba a poner el espacio, las mujeres y co-crearíamos.

El día de la presentación fue un fracaso estrepitoso. El programa preparado suponía que bloqueasen agendas 6-7 viernes seguidos. Esto en la agenda de la mujer del siglo XXI no cabe. Entonces pensé en hacer una comida al mes en la que el plato fuerte fuese la historia de vida de una mujer. Y así nacen. Con esta idea tan sencilla pero que está teniendo un impacto social muy evidente en las mujeres.

¿Qué requisitos debe tener una mujer para ser una inspiradora consentida? ¿Todas las mujeres pueden serlo, o ya lo son?

Todas lo son, pero no todas se lo creen. Yo siempre les digo y animo a las que vienen como participantes a que, si alguna tiene ganas, ilusión y algo que compartir que levante la mano. De hecho, una vez al año las engaño y las convoco para una sesión en la que todas son las inspiracionales. Y esas sesiones son mágicas. Muchas de ellas nunca han tenido esa oportunidad de decir quiénes son, cómo se sienten… y a raíz de estas sesiones muchas aseguran que han tomado conciencia de quién son y qué desean realmente. 

Y el proyecto ConSentidas aterriza ahora en The Corner con Speakers At The Corner…

Barcelona es la única ciudad en la que las ConSentidas se hace en formato comida, en el resto de ciudades se trata de un afterwork. Pero aquí me encuentro a menudo con mujeres que me comentan que, aunque la idea les encanta, no tienen disponibilidad para asistir a mediodía. Entonces pensé en hacer una propuesta para todas esas mujeres.

The Corner Hotel es un escenario ideal, puesto que por las tardes cuenta con una oferta de ocio y gastronomía muy interesante, pero le faltaba la parte más inspiracional, cultural...etcétera. Así que de esa demanda y esa oportunidad nace este proyecto en el que contaremos con la presencia de mujeres y hombres inspiracionales. 

 

Mujer en Barcelona_Elena Barraquer

 

¿Cómo? ¿También con hombres? 

Así es. Después de cinco años de proyecto he entendido que en esto de la igualdad o empezamos a ser inclusivas con ellos o no vamos a avanzar lo rápido que lo haríamos si sumáramos. Yo entono el mea culpa en el sentido de que Las ConSentidas siempre ha sido un proyecto, no excluyente, pero sí exclusivo para nosotras. Durante este proceso muchos hombres se me han acercado para pedirme el proyecto de los ConSentidos o me han dicho: “Oye Julia, yo soy feminista, a mí me gusta mucho apoyar a la mujer, creo que somos complementarios, ¿por qué no nos incluyes?”

Sueles hacer hincapié en la diferencia entre igualdad y equidad…

Yo no quiero ser igual que un hombre, yo quiero igualdad de sueldos, de derechos… De hecho, creo que sería un error que todos fuésemos iguales. Si yo me comporto como un hombre pierdo la oportunidad de ser la mujer que llevo dentro. Y si los hombres se ponen a ser como nosotras, también. Debemos aprovechar los talentos de los dos. Por eso me parece que es más justo que la palabra sea equidad. Hablamos de igualdad de derechos.

Después de las sesiones qué feedback recibes de ellas, ¿cómo sabes que está funcionando?

Piensa que, en las comidas y eventos, asisten unas 25 mujeres, con lo cual, yo cada mes recibo 100 feedbacksde las 6 ciudades y nunca he recibido uno negativo. A la que generas un espacio de confianza como este se abren tanto que me han llegado emails que me han hecho llorar. Una vez, una mujer que es muy asidua, se sentó al lado de una compañera que era nueva y le dijo: “Es la primera vez que vienes, ¿no? Te va a cambiar la vida. Hay un antes y un después en mi vida con Las ConSentidas” entonces yo pensé “¡Ay va, qué responsabilidad más grande! ¡Qué emocionante, pero qué responsabilidad!”.