Ángela Sarmiento (Janabebé): “En momentos de crisis es cuando eclosionan las ideas y las oportunidades”
2019-02-14

Pocas veces alquilar un local nos genera tanta satisfacción como cuando el negocio en cuestión conlleva una fuerte historia de superación y sacrificio. Lo vimos recientemente con Rosa Estrella Tasty House y nos lo volvemos a encontrar en este caso con Janabebé, una empresa de fundas para bebé que triunfa en Amazon con un volumen de ventas superior a los tres millones de euros. Tal es su éxito que su CEO, Ángela Sarmiento ha pasado de ser una madre en paro a una empresaria de éxito que participa en congresos, ferias y conferencias como testimonio de reinvención y emprendeduría. Su caso de éxito también ha sido recogido por los principales diarios: El País, El Periódico, La vanguardia…Todos quieren conocer el secreto de su éxito. 

También nosotros. Por eso no nos hemos resistido a charlar con ella y conocer su historia de primera mano. En la entrevista no se habló sobre arquitectura, ni fotografía, temas habituales de este blog. Pero sí sobre personas, sueños y también un poquito sobre Barcelona, que es lo que nos une. Este es el resultado.

 

Ángela Sarmiento, CEO de janabebé. ©Janabebé

 

Dinos, Ángela, ¿de dónde nace la idea de Janabebé?

Por Jana mi hija. Me quedé sin empleo cuando estaba embarazada de siete meses y luego me puse a hacer cosas para la bebé en casa. Tenía la idea de hacer algo propio, entonces surgió esto. Pensé: voy a hacer algo para bebés. Como tenía algunas máquinas en casa y mucho tiempo, comencé a producir cosas y mi marido me sugirió venderlo en Amazon. Después de leernos todo lo que eran los parámetros de calidad que pedían, lo empezamos a distribuir allí con bastante aceptación. Desde ese momento el proyecto comenzó a coger forma. 

Digamos entonces que fue una coincidencia el nacimiento de tu hija con el del proyecto. ¿Quizá si no hubiese sido por tu embarazo, la idea no se hubiese gestado? 

Yo he trabajado en diseño y moda toda la vida. En calidad, producción, diseño, soporte técnico… Me gustaba mucho hacer ropa, chaquetas, todo. Me hacía mi ropa, pero básicamente porque me gustaba. Entonces vino lo de Jana y pensé “mira, pues voy a hacer esto”. Y claro, ha cogido una carrera en la cual fuimos creciendo muy muy rápido, y, afortunadamente, nos enorgullece decirlo, sin ningún tipo de préstamos, reinvirtiendo y reinvirtiendo. Así que podemos decir que Janabebé se ha ido alimentando de sí mismo y creciendo solito. 

¿Se puede comprar en algún otro sitio además de Amazon?

 Sí, también nos pueden encontrar en Carrefour, FNAC, Intermarché y, por supuesto, en nuestra web, janabebe.com. Amazon nos ha convertido en lo que somos, entonces ahora lo que estamos haciendo es pagando posicionamiento. Estamos trabajando con un equipo de profesionales de SEO y SEM para posicionar la web en los mercados en los que operamos actualmente: España, Italia, Francia, Alemania y Reino Unido. 

¿Cuál es el país en el que el producto ha tenido mayor acogida?

En España vendemos mucho. En Italia también: Luego sigue Alemania, Francia y, finalmente, el Reino Unido. Por otro lado, Estados Unidos es una plataforma a la que entramos hace aproximadamente un año y medio. Ahí el producto entra y tiene un tiempo de maduración, entre que lo conoces, inviertes en publicidad, la gente va conociéndolo y comienza a consumir. Luego viene el momento de las reviews, los comentarios, el posicionamiento orgánico, pagado…En ese momento ya comienza a tener más rotación el producto y se van abriendo más referencias, de manera que vamos abriendo más mercado. Ahora por ejemplo estamos abriendo Canadá, Australia, Japón…El techo lo vemos todavía lejos pero sin duda abrir más mercados nos hace más fuertes.

Antes de Amazon, ¿se intentó en otro canal de venta? 

No, el primero fue Amazon. Luego, sí. Nos vimos “obligados” a crear una web, porque de alguna manera es como un respaldo. Es como la tarjeta de presentación de la marca, porque si yo busco un producto y no encuentro la web, me genera desconfianza. Por eso comenzamos a trabajar en paralelo con la venta a través de la web y cada vez vamos mejorando. 

 

Janabebe ©Janabebe

 

Tanto que en la web podemos encontrar hasta un blog dedicado a temas de maternidad…

Efectivamente. Comenzamos con el blog porque teníamos, por llamarlo de alguna manera, “discípulos de la marca”. Gente que estaba ahí todo el tiempo queriendo saber más de nosotros y fuimos creando una comunidad. Es sorprendente y además gratificante.

¿Os habéis planteado la posibilidad de abrir una tienda física en Barcelona?

Alguna vez lo hemos pensado: “y si…” pero es muy complicado. Una tienda física no te da el rendimiento que te puede dar una web, además que se multiplican los gastos. Con ese dinero, sacrificas la oportunidad de abrir otro mercado.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta Janabebé en 2019?

No sabría decirte un reto en sí. El crecimiento ya es un reto. Llevarlo bien. No sé si tanto para la marca como para nosotros. Es difícil gestionar personal cuando tienes un crecimiento tan rápido porque tienes que estar entrenando constantemente y necesitas gente capacitada. El producto es tan específico que necesitas conocer el mercado muy bien. Más o menos tardas entre siete meses y un año para dominarlo. Son muchas cosas, mucha información, por eso quizás el reto sea el de ser capaces de mantener el crecimiento. 

¿Cuál es el proceso de producción?

Compramos el hilo, lo mandamos tejer a externo, lo mandamos a estampar, luego nos lo envían aquí, lo almacenamos, lo cortamos, va directo a planta a ser confeccionado, pasa calidad, y luego viene a almacenamiento. Por último se va en cajas a los centros logísticos de Amazon, porque para poder vender la cantidad que vendemos, tenemos que tener un stock flotante en todo el mundo. Ahora mismo tenemos unas 30.000 prendas en todo el mundo.

Funda de bebé diseñada por Janabebé. ©janabebé

 

¿Cuántos empleados tenéis actualmente?

Entre 30-35. Ahora mismo también trabajamos con fundaciones como Ared o Fundación Esperanza, de la Caixa. Ellos hacen cursos de costura y nos están enviando gente para que se capacite aquí con nuestro producto. Hemos contratado a algunos. Esto ayuda también a que haya rotación y a que ellos puedan tener contacto con empresas. Son personas que vienen de problemas de inserción laboral o similar. Personas que por equis circunstancia han llegado a esta situación y que por lo menos aquí han aprendido a perder el miedo. A manejar las máquinas. Tenemos máquinas industriales de última tecnología, por lo que están actualizándose constantemente. 

¿Y quién se encarga del diseño de producto?

Del diseño de producto me encargo yo. Tenemos también un diseñador de estampados y lo trabajamos en equipo. La gente es la que dice que quiere, y según los criterios de búsqueda, tienes toda la información disponible. Puedes saber las tendencias. Manejamos una carta de colores básica, buscamos estampados que puedan funcionar y vamos sacando. No tenemos una curva constante de diseño porque eso afectaría nuestro posicionamiento. 

De cara a los consumidores, ¿qué efecto tiene el “made in Barcelona”?

A la gente de aquí le gusta. Le gusta saber que su dinero se queda aquí y también le gusta saber que entra a su economía y a la gente de fuera también. Barcelona está de moda.  

Parece que lo mejor que pudo pasarte hace cinco años fue quedarte sin trabajo…

Sí, definitivamente. Porque si no quizá no lo hubiese intentado. Quizá la funda sí la habría hecho: Pero para vender en producción hubiese sido más difícil. Pero vino así. Y en momentos de crisis es cuando eclosionan las ideas y las oportunidades.