“Bouquet Experience es como ir al cine; la sala es la misma pero la experiencia siempre es distinta”
2018-02-26

Se definen como un espacio multifuncional donde disfrutar del mundo del maridaje y sorprenderse con experiencias gastronómicas exclusivas. Pero, ¿qué es realmente Bouquet Experience?

Hemos quedado en el local de Roger de Llúria 35 con sus creadores, Toni Cot y Xavier Alcázar, para descubrir más sobre este restaurante tan misterioso.

 

¿Cómo empezó vuestra aventura? ¿Ambos veníais del mundo de la restauración?

Xavier: Sí y no. Nos conocimos hace más de un año y, aunque por mi parte yo ya me dedicaba concretamente a la gastronomía, Toni es enólogo y tenía un negocio dedicado exclusivamente al vino. Sin embargo, él ya había ido ideando una serie de experiencias que combinaban la gastronomía con el vino y la cultura, pero estas cada vez se habían vuelto más complejas hasta que se dio cuenta que necesitaba refuerzo gastronómico. Entonces unimos fuerzas.

Toni: Correcto. Yo tenía una tienda de vino en la que hacíamos muchísimas catas que al principio solo se centraban en el vino. Con  el tiempo fui incorporando la gastronomía. Poco después me di cuenta de que la gente se interesaba más por el queso que por el vino al que acompañaba. Me preguntaban cosas sobre queso que yo desconocía completamente.

¿Cómo os instalasteis en el local?

X: Nos instalamos en el local en febrero de 2017 e hicimos un par de  reformas. No era necesario hacer grandes cambios porque el local ya nos gustaba mucho, así que no requirió de una gran inversión. Aun así hicimos algún pequeño cambio para tenerlo completamente a nuestro gusto y finalmente abrimos el 4 de abril.

Vuestro modelo de negocio es bastante complejo…

T: De hecho, nuestro modelo de negocio no existe. Nos gusta decir que es el I+D del mundo de la restauración.

X: En un mundo tan competitivo como es el de la gastronomía en Barcelona queríamos presentar algo rompedor. No somos el típico restaurante. Por eso a primera vista nuestro local ya es diferente a todos los demás. Quién acuda aquí tiene que experimentar un valor añadido más allá de la comida y la bebida. Tiene que salir de aquí con una experiencia y unos conocimientos nuevos.

En vuestra carta, si no me equivoco, cada plato tiene su vino…

X: ¡Sí! Lo que hacemos es unir en matrimonio cada plato con su bebida. Empezamos exclusivamente con el vino, pero ahora ya añadimos el saque, el vodka, el tequila y distintas cervezas.

T: Garantizamos que te sorprenderán.

X: De hecho hay varias cartas.

Cierto. Tenéis la carta del restaurante y la carta de la Vi-Caria.

 X: Exacto. En la carta de la Vi-Caria podríamos decir que funciona al revés. Separamos las bebidas que tenemos y ofrecemos las mejores tapas para acompañarlas.

Bouquet Experience. ©Baco y Boca

Hablemos ahora de vuestra oferta estrella: las experiencias. ¿Qué nos podéis contar sobre ellas, sin desvelar demasiado?

X: Como bien has dicho, es lo que nos diferencia. Ofrecemos muchas, más de treinta. Hoy, por ejemplo, vendrá un grupo de una empresa a vivir la experiencia de la montaña. Ellos solo saben que vienen a una cena, pero nosotros vamos a introducirlos en una vivencia que no se esperan. Lo que pretendemos es que al cabo de 10 minutos ya no estén en Roger de Llúria ni en Barcelona, sino en medio de un valle. Queremos que oigan el río, que huelan la hierba y sientan su humedad.

T: Empezamos con un aperitivo tirolés, dejamos que la gente pasee por un campo de violetas. Es un viaje sensorial; la gente realmente siente que está en el Tirol. Luego pasamos a la Cerdanya, nos movemos entre vacas y coles y ofrecemos un Trinxat. En los Andes les contamos las tradiciones mayas, en el Kilimanjaro descubrimos el mundo del chocolate…

Una experiencia completa, vaya.

T: Totalmente. Es una cena súper completa: comer, beber, pasarlo bien. Les enseñamos a catar, a servir… en un ambiente completamente buscado.

¿Y qué podéis contarnos de la experiencia del Liceu?

X: Cada vez que estrenan una obra, preparamos una cena experiencial en la que acude alguien del Liceu y nos cuenta más sobre la obra. Nosotros la recreamos gastronómicamente hablando y luego vamos a verla.

T: Hay gente que dice que venir a Bouquet Experience es como ir al cine; la sala es la misma pero la experiencia siempre es distinta.

Se cuenta por allí que los asistentes a vuestras experiencias también participan en ellas…

X: ¡Claro! Es dinámico y participativo. No hay camareros, cada persona ayuda al servicio de la mesa. Forma parte del protocolo. Aquí se vive y se aprende.

¿Dirías que van dirigidas a algún público en concreto?

X: Las experiencias en sí van mayoritariamente dirigidas a grupos cerrados. Aun así a veces hay calendarios de experiencias. En ese caso, acudes y te sientas con gente desconocida, que después de unas tres horas de cena puede que se hayan convertido en tus mejores amigos.

¿Hay alguna experiencia en concreto que queráis destacar?

X: La Catalonia Experience Barcelona, por ejemplo. Es una experiencia que toca la cultura, la gastronomía, el vino y el cava de Barcelona. Presentamos el pa amb tomàquet, el porró, los calçots y las torres humanas y contamos su origen. Va más dirigida al público de fuera.

T: Nuestra nueva experiencia de arte es la crême de la crême. 12 cuadros, 12 historias. El objetivo es que nos adentremos en el mundo de cada obra de arte. Es totalmente experiencial.

Y para finalizar. ¿Os habéis encontrado con alguna dificultad?

X: Sí. Cómo comunicar todo esto que tenemos. De momento funcionamos bastante a raíz del boca a boca. Aún no hemos descifrado cómo transmitir al público general todo lo que ofrecemos en este restaurante tan peculiar. 

 

Bouquet Experience. ©Baco y Boca

Invitación Barcelona Meeting Point