Berok: “Barcelona es la capital europea del grafiti”
2019-09-19

En este nuevo capítulo dedicado al proyecto NN Wallery hoy nos detenemos en la parte más sacrificada, que es la plasmación de un dibujo en muros de hasta casi 80 m2. Esa es la labor que realiza Óscar García, el álter ego de Berok, un grafitero profesional de Barcelona muy reconocido en España y que se ha convertido en un referente en la decoración mural para viviendas y negocios gracias al escaparate que le ha supuesto trabajar para Leo Messi, Jorge Lorenzo o Kobe Bryant, además de numerosas

cadenas de televisión. Aunque empezó realizando grafitis allá por 1992, su deseo era ganarse la vida como dibujante o ilustrador, dos disciplinas en las que resultaba muy difícil hacerse un hueco. Hasta que una llamada telefónica lo cambió todo: “un amigo grafitero contactó conmigo para que le ayudase con una casa que debía pintar. Me encargué de la habitación de los niños, dibujando un Pikachu y unas letras. Fue entonces, al ver la reacción de la madre cuando vi la luz y una oportunidad de negocio”. 

 

grafiti en Barcelona - Muro calle fraternitat

 

Dicho y hecho, Óscar recuperó su firma de Berok y empezó a promocionarse en Internet cuando nadie más lo hacía. Corría el año 2.000. “No había ni redes sociales. Entraba en foros y ofrecía servicios personalizados según la temática del grupo: heavy, infantil…” Y así, encargo a encargo, desarrolló un carácter bastante polivalente que le permitía realizar grafitis en discotecas, persianas y paredes de restaurantes o habitaciones infantiles, según la moda de cada momento. “Esto va a rachas. Ahora, por ejemplo, se llevan los parkings”. Su buen hacer le permitió contar con un público cada vez más fidelizado, “familias que me han llamado para hacer la habitación de su hijo y, años más tarde, han contactado conmigo para hacer la de su hermanito, o bien restaurantes que abren franquicias y vuelven a llamarme”.

Ese boca-oreja, y su excelente portfolio, le llevó a ser propuesto por los responsables de Norma Cómics como ejecutor de los grafitis en el proyecto NN Wallery: “Una vez decididos qué artistas e ilustradores iban a hacer el dibujo, necesitaban un muralista-grafitero que fuese capaz de plasmar esos dibujos en los muros de obra”. Así, en las diversas fases del proyecto, Berok es el encargado de plasmar a lo grande, el dibujo diseñado por siete ilustradores diferentes, labor para nada complicada, “pero sí muy laboriosa, sobre todo en aquellos muros en los que hay abundancia de líneas rectas. Conservarlas y respetarlas ha sido un proceso muy lento”.

 

grafiti en Barcelona - calle Fraternitat

 

Aún así, Berok es un privilegiado, ya que es el primero en recibir las impresiones de los vecinos, que contemplan la obra mientras él realiza su trabajo. “Está siendo un feedback muy positivo. Sobre todo en el mural de Sagar, en calle Fraternitat, que lo hicimos durante las fiestas de Gràcia. Se acabó convirtiendo en un photocall al que todos acudían para hacerse fotos”. Y es que contar con una escena de las fiestas de Gràcia es siempre un buen reclamo para un barrio tan orgulloso de su historia y su pasado. Y si encima nutre de belleza y alegría las calles, mejor que mejor. 

Esa es, a su criterio, la gran aportación del arte urbano a Barcelona. “Algo que ya sucede en Roma, un auténtico museo urbano gratuito que disfrutar calle a calle sin pagar entrada. En ese sentido, Barcelona es la capital europea del grafiti como Nueva York lo es de América”. A ese excelente estado de salud ha contribuido un aumento exponencial de la calidad en muralistas y grafiteros “gracias a la incorporación de muchos artistas que provienen de Bellas Artes. Su presencia ha hecho subir el nivel del arte urbano”. A su juicio, solo faltaría más apoyo institucional y de compañías, “con el que valorar el trabajo del artista, que no está suficientemente reconocido”. Sirve de ejemplo el proyecto NN Wallery: “Es algo increíble y me ha encantado, porque normalmente la empresa privada no suele tener estas iniciativas. Núñez i Navarro lo está dando todo en este proyecto uniendo ilustradores de cómics y artistas urbanos. Nunca antes había visto algo igual”.