Àngel Figuerola, arquitecto: “Empezamos a edificar en Sabadell casas unifamiliares en la punta mejor situada de Can Gambús, a pie de autopista"
2016-10-13

Nou Can Gambus - Núñez y Navarro

Arquitecto de raza, licenciado en la ETSAB en 1971. Ejerce, actualmente, desde el despacho propio, que comparte con el hijo. Por deformación profesional, para poder empezar a hablar, pide —necesita— papel y bolígrafo, con los que dibuja, a mano alzada, tanto el barrio residencial de nueva planta de Can Gambús (al oeste de Sabadell, junto a la autopista C-58) como la promoción que Núñez y Navarro empieza a comercializar con la marca Nou CanGambús. Después de un primer bloque terminado hace siete años, empieza a ver la luz, ahora, un proyecto de 66 casas unifamiliares iniciado con sus socios, Marc Batlle y Rafael Llonch, de ARQ3, y una nueva fase del cual (ocho viviendas ) ya se ha completado. Núñez y Navarro proyecta más de 200 nuevas viviendas en la zona residencial sabadellense.

 

¿Cómo comienza la historia de este proyecto, que ahora empieza a concluir?

La historia de esta promoción de Can Gambús es que ahora es el final de una etapa. Había unos terrenos de 80 propietarios que se pusieron de acuerdo: hubo un propietario que tiró del carro y se hizo un planeamiento. Este planeamiento se aprobó después de todo el vía crucis de los planeamientos, se urbanizó, y ahora lo que se hace es empezar a edificar una punta, que es la mejor situada, que está a pie de autopista. Y claro: esto es el resultado del trabajo de 14 años.

¿El proyecto básico es suyo? ¿De su despacho actual o del que compartía con sus socios?

Nosotros habíamos estado [juntos] desde que terminamos la carrera, que la terminamos en el 71: montamos un despacho con tres compañeros, y nos hicimos grandes. Y, después, un compañero se retiró; otro compañero tuvo unos problemas de salud, y, luego, cerramos el despacho, el que teníamos de toda la vida, y ahora yo he montado un despacho con mi hijo porque hacemos el mismo trabajo que hacíamos antes; en el fondo, es una continuación del despacho que teníamos, pero con otros trabajadores. El proyecto de Can Gambús lo hizo la antigua sociedad, es decir, lo hice conjuntamente con los socios que ahora están retirados; es decir, el proyecto, estrictamente, no es mío: el proyecto es de Marc Batlle, Rafael Llonch i Àngel Figuerola.

Que quede bien claro, pues. Lo que se ha acabado es una primera fase: ocho viviendas unifamiliares...

Sí, bien. Aquí hay una promoción de 66 viviendas, de las cuales hay una primera fase de ocho viviendas, una segunda fase (que, en este momento, está en fase de estructura), que son 16, y supongo que se irá llevando adelante. Son casas unifamiliares con un garaje comunitario abajo, adosadas. Diríamos que, si son ocho casas [empieza a dibujarlas], tengo esto, tengo cuatro casas y cuatro casas más [enfrente]. Aquí, tengo unos patios que dan la vuelta [a un lado] y unos patios que dan la vuelta [al otro], y esta casa [marca una en el dibujo] tiene este patio, y esto forma una unidad, más: aquí abajo hay una rampa que da paso a un garaje y, como tienes un pasillo comunitario, después tienes unos boxes con su puerta correspondiente, en los que pueden caber dos, tres coches.

El resto de las viviendas serán gemelas de estas primeras. ¿Por qué son casas y por qué son como son y no de otra manera?

Son casas porque, cuando se hizo el planeamiento, se hicieron unas reservas de terreno para viviendas unifamiliares. Después, había una reserva de terreno para zona industrial, y había otra reserva de terreno para residencial plurifamiliar. Y, aquí, se pensó que podían ir bien las unifamiliares, y, además, hay otras parcelas en las que hay más, pero, básicamente, aquí, son, en total, 66 parcelas las que tiene el grupo NN, y, luego, hay un resto de parcelas, que llegan a ser una veintena más —16 más— que son de otros propietarios.

¿Cuál es el target, los compradores potenciales de estas casas? ¿Familias con hijos?

En Sabadell, hay una tradición de toda la vida de la vivienda entre medianeras. Aquí, en el fondo, lo que se hace es hacer la vivienda de Sabadell, puesta en una zona nueva. Y, después, ¿quién es el comprador de aquí? En principio, es una vivienda en la que pueden tener ascensor de arriba abajo, con un patio privado, con una piscina privada, en la que pueden tener el perro y pueden ir a pasear a los niños: muy cerca de aquí, hay un parque de ocho hectáreas, el parque de Can Gambús, que está hecho y terminado y en funcionamiento; estás a pie de autopista. Parece que tiene una serie de ventajas.

¿Alguna curiosidad en este proceso para alcanzar las primeras ocho casas terminadas? Se encontraron restos arqueológicos en la prospección previa, ¿verdad?

En toda la finca, que tenía unas 80 hectáreas. Esto es la autopista [la dibuja]; después, Can Gambús está aquí, y venía, más o menos, por ahí [completa su perímetro], en el otro lado. Esto es hacia Terrassa y, aquí, es hacia Barcelona [recorre la autopista, a la izquierda de Can Gambús], y, aquí [señala el sitio], hay una salida que está a pie de autopista; estás a 100 metros. Mira: aquí está el puente para ir a Sant Quirze [lo indica].

Aquí [rodea la zona], tiene una superficie importante donde se tuvo que hacer la prospección arqueológica para poder hacer la excavación de tierras, porque hubo unos movimientos de tierras importantes, y, después, hubo, durante un año y medio, 80 arqueólogos con el pincelito buscando, y encontraron 100 esqueletos. De hecho, no se encontró nada especialmente interesante. Ya se sabía que, en este margen de la avenida de Arraona, había habido, hace 20 años, unas prospecciones, cuando se hizo la carretera. Hubo que cepillarlo y excavarlo todo.

¿Anécdotas?

Hay una. Aquí [enseña dónde], se encuentran los restos de un nido de ametralladoras de defensa del aeropuerto de la época de la guerra civil. Ha quedado un resto, que es, también, un elemento protegido que se puede visitar. Y, aquí [más abajo], hay una mina que es un cuniculus, que es una excavación que no saben si era para llevar agua o para traspasar Sabadell, que estaba a siete metros de fondo, y que se detectó aquí [la repasa], con unos pozos de ventilación.

Todo esto está incorporado a lo que es el parque de Can Gambús, que, si eso es toda la finca [la rodea], esta parte se cedió para el ayuntamiento como zona cultivable [la marca en el papel, a la izquierda de la autopista], y el parque es una pastilla que hay aquí, en medio de toda la finca, que hace todo el montículo.

Mire atrás y observe toda su carrera. ¿De qué proyectos está más orgulloso? Elija algunos. Mójese.

No lo sé. Últimamente, hemos hecho algunas cosas que no están mal. Aquí mismo, en esta misma urbanización, hay un edificio junto a la ronda de Arraona, que es todo con unas lamas de madera, y estamos contentos. Aquí, hicimos un edificio totalmente diferente; esto eran viviendas plurifamiliares. Aquí [cerca de la autopista], hicimos una central de recogida neumática de basura —de residuos urbanos, que los llaman— que también tiene un buen aspecto, yo diría que es interesante. Pero vaya: no tenemos ninguna aspiración de ganar el Premio FAD, por decirlo de alguna forma [se ríe]: somos conscientes de nuestras limitaciones.

Estamos ante un barrio que está naciendo...

Esto es una zona totalmente nueva, en la que caben 2.500 viviendas, con un parque central. Aquí, en su momento, antes de la crisis, ya se comenzó. Se hicieron, aquí [indica dónde], unas viviendas; aquí [en la otra punta], se hicieron otras; después, vino la crisis, y ahora nosotros estamos haciendo estas viviendas unifamiliares aquí.

¿Qué supone trabajar con Núñez y Navarro?

Yo estoy muy contento de trabajar para Núñez y Navarro. Estoy muy contento. Pero, también, si con un cliente no estoy contento, no acostumbro a durar muchos años. Aquí, hace años que nos conocemos, y no hay ningún problema: todo el mundo es exigente, pero es la obligación del promotor, ser exigente.

¿Cuántos años hace que colabora con NN?

No lo sé. Quizá hace 20 años que trabajamos [juntos].

En estos 20 años, ¿cuántos proyectos puede haber realizado?

Muchos. Siempre ha sido un continuo de proyectos: cada año, siempre teníamos un par de cosas en marcha.

¿Qué destacaría? ¿Qué ha sufrido o disfrutado especialmente?

Todos se padecen y todos se disfrutan. No sé, ahora. Decir un nombre, no sé. Estoy contento de esta promoción de casas; estamos contentos, porque me parece que puede quedar bien.

¿Ve a barceloneses viviendo en ella? ¿Ve a sabadellenses de raíz?

Sí, sí. Yo diría que sí. Yo diría que la gente que va a venir a vivir aquí no vendrá únicamente de Sabadell. En Sant Quirze, en una promoción en la que también intervenía Núñez y Navarro, llegamos a hacer 1.200 o 1.500 viviendas, y hay un 15% de sabadellenses, pero hay un 85% de gente que venía de Barcelona, ​​de Cerdanyola, de Terrassa, de no sé dónde.

Es otra forma de vivir. Tener el perro es básico, y poder dejar el coche delante de casa: no tienes problemas para aparcar. Aquí, con 60 casas, será difícil conocer a los vecinos, no es fácil; esto es una ventaja y es un inconveniente porque, claro, la quietud ya va bien, pero, después, también va bien que haya ambiente de ciudad, y el ambiente de ciudad se debe hacer en el parque o en la pequeña zona comercial que hay aquí [indica dónde], pero yo diría que esta urbanización es más bien residencial, no es un centro comercial.

Un barrio que nace gracias a su trabajo. Muchas gracias, Àngel. Un placer.

  

 

Nou Can Gambus - Núñez y Navarro