NN SHUTTERS llena de arte sus persianas
2019-07-25
Xavier Franquesa: “Si aportas un trabajo bien hecho al barrio, sus vecinos se sienten más implicados y consigues que respeten más el entorno. Y si haces muchas intervenciones de este tipo generas una sensibilidad global que crea un vínculo con la ciudad”

La iniciativa NN SHUTTERS retoma las acciones vinculadas al espacio urbano compartido de Barcelona. Porque mejorar el espacio contribuye a mejorar el entorno y la percepción de las personas que en él habitan y transitan. Así, tras las alianzas que el Grupo ha ido tejiendo con artistas reconocidos del panorama barcelonés, como Carles Roig, que realizó seis murales de dos metros sobre la cúpula modernista de La Rotonda, los diferentes artistas y creadores que han contribuido al desarrollo de la identidad tan característica del hotel REC o el mural de 40 metros que circunda el antiguo solar de la fábrica Metalarte, en Sant Joan Despí, en el que el artista urbano Pez Barcelona rinde homenaje a su ciudad, Núñez i Navarro da un paso más en su apuesta por aportar valor a Barcelona a través de una serie de murales creados en las persianas de algunos de sus parkings y locales comerciales. 

Cada uno diseñado por un artista diferente: Joan Tarragó, Sergi Delgado, Marga López, Jana A. Abril, Nadia Hafid o Pol Montserrat son algunos de los escogidos para comenzar a dar vida a este proyecto. Y al frente de esta selección tan talentosa se encuentra Xavier Franquesa, director creativo y fundador de la galería de diseño Il·lacions, colaborador habitual de Núñez i Navarro y fiel defensor de que cada cual aporte lo que sabe, desde su especialidad y su virtuosismo, creando lo que él denomina una “inteligencia de grupo”.

 

                      

 

Xavier, ¿cuándo empieza tu relación con el grupo Nuñez i Navarro cuál fue tu primer proyecto?

Empezamos a colaborar hace ya 18 años. Yo estaba trabajando en el despacho de arquitectura de Alfredo Arribas desarrollando el proyecto del B Hotel junto a plaza España y quisimos incorporar un concepto artístico que diera contenido a la personalidad del hotel. Invitamos a colaborar a tres creadores, Frank Aleu, Rafael Vargas y el Studio X de Londres para generar obra gráfica relacionada con Barcelona y su letra B, destinada a vestir los lobbies, los pasillos y las habitaciones. 

Después vino el Hotel Soho. Yo me responsabilicé del concepto y la identidad del hotel, entendida globalmente: la personalidad que debía proyectar, su look and feel, etcétera. Quisimos que el naming respondiera a un doble juego, “So” de Soft y “Ho” de Hot. Así creamos una imagen divertida, urbana y cosmopolita. En ese proyecto jugamos siempre con esta dualidad entre soft y hot, con luces diferentes en la habitación, con dobles imágenes…junto a Frank Aleu desarrollamos esta doble personalidad tan insinuante. 

Y que en el caso del Hotel REC ha sido espectacular…

El REC ha sido un trabajo mucho más complejo y largo, de 10 años. Tras varios cambios sobre el proyecto inicial propuse hacer algo sostenible y que contara con la máxima participación de diferentes creadores de la ciudad. En este caso, estuve a cargo de la comunicación, la identidad corporativa y también la dirección creativa, incluyendo también los interiores  Se pretendió impregnar el proyecto del espíritu creativo de Barcelona, ​​desde la misma puerta de entrada hasta el Lounge, en la última planta, incluyendo todas las habitaciones y los pasillos con obra hecha ad-hoc por todos los creadores invitados, dando lugar a un abanico de estilos, disciplinas y colores que enriquecieron extraordinariamente el proyecto. Ya al entrar se percibe que estamos en un espacio muy diferente al de cualquier otro hotel . Y esto es lo que pretendíamos. 

Ahora hemos visto que hay un mural de Pol Monserrat en el parking de Bonsuccés. ¿En qué consiste este proyecto?

Con Núñez i Navarro estamos buscando siempre ese tipo de proyectos que sirvan de catalizador, que aporten sensibilidad y alma al entorno. Nos propusieron empezar con cuatro de sus persianas. La propuesta era trabajar en grandes superficies y de la misma manera que hicimos con el hotel REC buscamos artistas muy diferentes entre sí para llevarlo a cabo. A mí me gusta sacarlos de su mundo, como es el caso de Pol Monserrat, un ilustrador, que trabaja normalmente en formato pequeño: papel, DIN-A4... y que está encantado con la experiencia. También contamos con Jana A. Abril, una joven promesa, que realizará su segundo mural. También tenemos al reconocido muralista Joan Tarragó que pintará dos a la vez y a Sergi Delgado que acaba de finalizar una muy especial en formato collage: unos rostros realistas mezclados con gráfica pop art en el Hotel Jazz y ha quedado francamente bien. 

Marga López nos sorprendió con su propuesta. Fue a ver la localización de su persiana, en un parking de la Bonanova y se percató que siempre estaba subida y nadie podría ver su obra, solamente el encargado de abrir por la mañana. Tras dar con él, fue a conocerlo y acabó haciéndole un homenaje con el siguiente mensaje: “Buenos días, Cristian” y debajo “llama a tu madre” con un corazón amarillo. Un planteamiento totalmente diferente e imprevisible.

 

NN Shutters Bonanova

 

¿Cuál era la idea inicial del proyecto?

La idea inicial tiene dos vertientes. La primera evitar los grafitis y la segunda aportar valor al barrio. Si aportas  un trabajo bien hecho al barrio, sus vecinos se sienten más implicados y consigues que respeten más el entorno.. Y si haces muchas intervenciones de este tipo generas una sensibilidad global que genera un vínculo con la ciudad

En este proyecto, la selección de artistas la tenías muy clara desde el principio, ¿verdad?  

Exactamente, es el reflejo de una larga trayectoria. Ya conozco a los artistas y empatizo con su obra y vamos creciendo conjuntamente en cada nuevo proyecto. Tienes una relación casi cotidiana con ellos y confías en su trabajo y  el resultado siempre es muy bueno. Eso sí, con los ojos abiertos, ensanchando la mirada, para descubrir nuevos talentos y  ampliar la red de artistas.

¿Siempre artistas de Barcelona?

Sí. Esto es importante, que trabajen en Barcelona y que se sientan a gusto en la ciudad. Algunos no han nacido aquí, pero han decidido quedarse y hacer de Barcelona su ciudad, donde desarrollarse creativamente.

Y tú como director de orquesta de todo… Todos los artistas con los que has trabajado destacan la enorme libertad que les das para trabajar a su aire. 

Para mí es muy importante. Yo siempre he trabajado así. Es como una inteligencia de grupo. Yo quiero que el proyecto se conforme de pequeñas inteligencias, cada cual que aporte lo que sabe, desde su especialidad y su virtuosismo. De esa forma todo suma. Si empiezas a limitarlos no estás haciendo que fluya. El trabajo importante es la selección. Si eliges con quién quieres trabajar y los conoces, ya tienes afinidades, entonces todo fluye mejor. En ese sentido yo también ejerzo de curator. Yo tengo una galería de diseño y mi trabajo es saber compaginar todas las áreas, haciendo que al final se vea un conjunto. 

Hablando del arte en general, tú eres fundador y director de la Galería Il·lacions. ¿Cuál es su función?

Il·lacions es la galería de diseño de los creadores de Barcelona. Este concepto, galería de diseño, aquí no se entiende mucho. Pero si viajas por Londres o París ves que una galería es una plataforma para mostrar diseñadores, en nuestro caso diseñadores locales, que sacan su máximo potencial pero no pensando en una industria o producto industrial hecho en serie, sino simplemente pensando en el propio objeto. Esto comporta que sea una pieza única o una serie limitada y hecha artesanalmente. Son piezas de un valor especial, que no buscan tanto la funcionalidad sino la emoción y la belleza. 
 

Invitación Barcelona Meeting Point