Antoni Bernad: “Lo más importante para tener una foto 10 es contar con la luz apropiada”
2018-07-17

Pionero, autodidacta, perfeccionista… Estos son algunos de los rasgos profesionales de Antoni Bernad (Barcelona, 1944) fotógrafo de moda y retratista entre otros, de personalidades de la talla de Salvador Dalí, Joan Brossa, Teresa Gimpera, Mercè Rodoreda, Bigas Luna, Josep Guinovart, Antoni Tàpies, Artur Mas o Pasqual Maragall, huyendo de la frivolidad y tratando con igual respeto a artistas, políticos, intelectuales y modelos.

Su primera sesión de moda fue para la revista Telva en 1966. Desde entonces, más de 50 años de profesión y obras publicadas en todo el mundo le han valido un reconocimiento internacional, tanto del sector como de los fotografiados. Hasta el 26 de agosto, el Palau Robert le dedica una exposición retrospectiva con un conjunto de fotografías sin orden cronológico, que pone de manifiesto, a través de cientos de imágenes, el sello perfeccionista que caracteriza al autor.

Sello que se percibe también al verlo pasar al otro lado del objetivo para esta entrevista, en la que descubrimos no solo a un creativo, sino también a un comunicador innato que ha sabido ganarse a los artistas a base de sonrisas, alabanzas y convencerles de que el trabajo siempre quedaba genial.

Zona de exposición sobre Antoni Bernad en Palau Robert

Antoni, ¿qué le llevó a interesarse por el mundo de la fotografía?

Mi interés comenzó a través de las revistas. Yo era diseñador gráfico y trabajaba en empresas de publicidad. Además, tuve la suerte de que en mi casa entraran muy buenas revistas y quedé fascinado por el rigor, la seriedad y el buen gusto. Yo pensaba “cómo me gustaría hacer eso”. Como en las agencias de publicidad trabajaban muchos fotógrafos, también aprendí de ellos. Les preguntaba siempre, y los fines de semana con mis amigas y hermanas ensayaba e intentaba hacer las fotos que veía en las revistas buenas. Luché muchísimo, porque no tenía ocasión de ir a una escuela, puesto que las oportunidades estaban en Suiza o a Inglaterra. Me tuve que conformar con experimentar y sudar muchísimo porque no sabía cómo revelar, ni a qué temperatura iban las cosas. A veces me quedaba muy bien y a veces muy mal. Entonces, gané el primer premio de un concurso de cine de moda y gané mucho dinero con el que pude irme a Paris. Mi sueño y mi meta eran aprender allí con algún fotógrafo. En aquel tiempo se puso de moda el uso del flash y yo ponía varios focos y unos difusores que generaban la misma sensación, aunque yo ni siquiera había visto nunca un paraguas de estos.

Tengo una anécdota interesante. Había fotógrafos que también eran artistas, con lo cual eso era una cosa distinta y ellos me propusieron montar un servicio de fotografía. Me dijeron: “Nosotros hacemos las fotos y tú las firmas”. Me quedé horrorizado. Me quedé muerto, porque eran el director de arte de una revista y otro fotógrafo egipcio. Dije que no, pero luego pensé que debía haber aceptado para ver cómo trabajaban ellos. Fue algo muy perverso.

¿De qué forma un fotógrafo podía ganarse la vida en ese momento sin experiencia y a su corta edad?

La verdad es que tuve un poco de suerte. Iba llamando a muchas puertas, pero seguía pasando mucha hambre, porque tampoco podía gastar mucho. Hasta que me llamó, en 1967, un empresario de Barcelona y me ofreció que creara una campaña publicitaria.

¿Cuántas fotos calcula que ha hecho en toda su vida?

Uffff, es imposible calcular, sobre todo porque hoy se hacen digitales.

Retrato de Manolo Blahnik @Antoni Bernad

Retrato de Manolo Blahnik @Antoni Bernad

 

¿A cuántos famosos retrató a lo largo de su carrera?

A unos cuantos. Mi favorito fue Manolo Blahnik, porque goza cuando le haces fotos. Y cuando una persona se entrega y hay una afinidad, hay una comunión y es muy agradable. Y de mujeres, mi favorita es Laura Ponte, pero sin desmerecer a las otras. Lo que ocurrió fue que ella me dio la oportunidad de representar todos mis sueños, mis anhelos y mis preferencias. Yo buscaba mi perfección de mujer. Entonces, con ella hice cantidad de personajes: cantantes, ópera, pintores, actrices, etc.

¿Cree que a través de un retrato se puede llegar a conocer a una persona?

Sí. Por ejemplo se conoce la timidez en políticos que he fotografiado.  

Retratos @Antoni Bernad

Retratos de Artur Mas, David Hockney, bombero y Paloma Picasso @Antoni Bernad

 

¿A qué personalidad le costó retratar más?

A varias. Sobre todo cuesta fotografiar a la gente cuando está enferma, es muy difícil porque están como asustadas. Y eso es algo que la gente no entiende, que una modelo es igual de quebradiza que una persona mayor por defectos corporales.

¿Alguna vez ha recibido alguna queja de algún fotografiado por como lo ha captado?

Sí. Bastantes. Muchas veces. Sobre todo de intelectuales. Por ejemplo, en el año 1975 que murió el dictador Franco, empecé a retratar a personas que habían estado en el exilio. Entonces, la gente mayor tenía un concepto de fotografía muy distinto al mío y aquella estética a ellos les molestaba mucho. Seguramente no entendían o creían que era un desastre y me pedían repetirlo. Los más jóvenes me decían: “es la foto más fea que me han hecho en mi vida”.

¿Cuál ha sido su localización favorita? ¿Prefería interior o exterior?

En interior puedes dominar la luz más fácilmente. En exterior, la verdad es que a veces desearías que un gigante te tapara un poco. Pero lo más importante es que si tú estás haciendo fotos a una persona y la luz no es buena, no dispares porque lo más importante es tener una luz apropiada para que la foto sea un 10.

Retrato de Laura Ponte @Antoni Bernad

Retrato de Laura Ponce @Antoni Bernad 

 

En sus inicios veía una España gris, ¿cómo la ve actualmente?

Digamos que ha mejorado. Sería ridículo decir que no. Lo que ocurre es que hay costumbres muy difíciles de erradicar, hay defectos que no han evolucionado para bien. 

¿Qué supuso para usted el cambio de analógico al digital?

Un cambio muy malo. Me ponía muy nervioso que todos quisiesen ver al instante cómo había quedado la foto. Para mi esto no es a la primera o a la segunda, es un trabajo complejo. Lo peor eran los  que opinaban y decían: “ya la tienes”.

¿De dónde cree que nos llega ahora el color y la luz que detectó en las revistas extranjeras en su momento?

Yo creo que hay un país que siempre ha sido líder en todo esto y es Inglaterra. ¡A mí todo lo inglés me deja muerto!

¿Cree que la fotografía tiene una buena salud en la cultura barcelonesa?

Sinceramente creo que sí. ¡Hay muy buenos fotógrafos!