Gema Martí: “Gaudí y Domènech i Montaner tenían buena relación, se ayudaban y se apoyaban”
2017-02-23

El Centre d’Estudis Lluis Domènech i Montaner (CEDIM) ha publicado la obra “Lluís Domènech i Montaner (1849-1923). Obra arquitectónica razonada”, un gran estudio que ve la luz tras muchos años de investigación y búsqueda en archivos y fondos documentales sobre la figura de Domènech i Montaner, arquitecto, entre muchas otras obres, de la Casa Lleó i Morera. El libro, de 772 páginas, contiene un texto introductorio razonado de la obra domenechiana y el estudio de todos los edificios y proyectos que Domènech ideó en Barcelona, Badalona, Balaguer y Bilbao. En el acto de presentación, celebrado en la Sala de Ensayo del Palau de la Música, tuvimos la oportunidad de charlar brevemente con Gema Martí, co-autora del libro (junto  a Sergi Alcalde, Maite Carbonell, Xavier Mas, Carles Saiz, Pilar Salmerón y Miquel Terreu) y miembro del CEDIM, además de restauradora de bienes culturales. Durante la conversación pudimos saber más sobre el CEDIM, sobre la casa Lleó i Morera y sobre la “rivalidad” entre los constructores de la llamada Manzana de la Discordia.

 

 

¿Cómo nace y cuál es la razón de ser del Centre d’Estudis Domènech i Montaner?
El centre d’Estudis Lluis Domènech i Montaner se fundó en abril de 2013 con el objetivo de estudiar toda la obra y proyectos de Lluis Domènech i Montaner y poder situarlo en el lugar que le pertenece. Creemos que es una figura importante del modernismo, aunque también destacó en otros ámbitos, que ha sido olvidado durante muchos años. Una de las principales razones puede ser política, ya que fue una de las figuras más importantes del nacionalismo catalán y durante mucho tiempo estuvo relegado a un segundo plano. El Centre lo que quiere es estudiar y profundizar en la obra y figura de Domènech para difundir al público en general.

Según sus investigaciones ¿qué importancia tendría la Casa Lleó i Morera dentro de la arquitectura domenechiana?

Es, sin duda, una de las obras principales, junto a la Casa Navàs, ejemplo de la vivienda burguesa. Pertenece a su época floral, que es quizás la parte más característica de Domènech i Montaner. En ese contexto, la Casa Lleó i Morera es una de las representantes y de las más importantes de este periodo, como modelo de casa burgesa. Era un edificio de pisos, en el que los propietarios vivían en el principal, hecho que marca esta profunda decoración que tienen sus interiores y el resto de pisos.

 

 

Enclavada en un lugar concreto del Paseo de Gracia, la Casa Lleó i Morera se encuentra junto a la Casa Amatller y la Casa Batlló, en un lugar conocido como la “Manzana de la discordia”. ¿Esta rivalidad o controversia entre Puig i Cadafalch, Gaudí y Domènech i Montaner, viene dada por la opinión pública o por los propios arquitectos?

Como bien apuntas, esta controversia surgió desde la opinión pública. Mucha gente dice que Gaudí y Domènech no se llevaban bien... Nosotros tenemos constancia de que eso no es cierto. Tenían buena relación y, por tanto, se ayudaban entre ellos. Antoni Gaudí fue alumno de Domènech. También hemos encontrado que el día que murió Domènech i Montaner, hubo mucha gente en el cortejo y Gaudí fue uno de los personajes que asistió a su entierro.

Sí que hubo alguna discrepancia con Puig i Cadafalch, bien a nivel político o bien por el estudio del arte románico. Pero salvo eso no hubo ningún tipo de problema entre ellos.

Hace un par de años fueron un éxito las jornades de puertas abiertas en el Hospital de Sant Pau. Recientemente también se abrió al público La Rotonda con 6.000 participantes en un fin de semana. Estas cifras denotan un fuerte interés en Barcelona por el Modernismo. ¿No le parece?

Sí, estamos de acuerdo. Barcelona es una de las ciudades más importantes que tiene edificios modernistas. Cuando se abrió la Casa Lleó i Morera y se hizo la rehabilitación para que se pudiese visitar, vimos que también se debía añadir el Hospital de Sant Pau. Los tres casos citados fueron un éxito. Por eso creemos que se debería impulsar también con otros edificios y poder colocar la figura de Domènech i Montaner en el lugar que le corresponde. Este año tendremos el año Puig i Cadafalch y Domènech quedará en segundo plano. Por eso desde el CEDIM queremos que se le valore como lo que es, el padre el Modernismo.