5 miradores para disfrutar del skyline de #Barcelona…¡gratis!
2018-06-29

Panorámica de Barcelona desde los Búnkers del Carmelo

La curiosa orografía de Barcelona, una llanura delimitada al este y al oeste por la montaña de Montjuïc y la sierra de Collserola respectivamente, hace que en nuestra ciudad haya muchos espacios desde los que captar sensacionales fotos panorámicas. Solo hace falta entrar a Instagram y seguir hashtags como #barcelonatopviews o #skylinebarcelona para ver hasta qué punto a la gente le gusta subir a la red imágenes con el skyline de la ciudad. Por eso hoy os proponemos cinco lugares desde los que obtener las mejores instantáneas de Barcelona para subir a vuestro muro. Y lo mejor de todo, ¡sin tener que pagar por acceder a ellos! Algunos son archiconocidos, otros están aún por explotar, pero todos los enclaves que os proponemos merecen la pena ser visitados al menos una vez. ¿Comenzamos?

1.    Montjuïc

Toda la montaña es un gigantesco mirador. Montjuïc cuenta entre sus estribaciones con diferentes lugares en los que disfrutar de una gran panorámica de la ciudad, de la fachada marítima…e incluso del Baix Llobregat. Uno de los enclaves más destacados es la terraza del MNAC, desde la que se obtiene una gran perspectiva de la avenida Maria Cristina, con las cuatro columnas de Puig i Cadafalch y las torres venecianas en primer lugar, con el resto de la ciudad detrás y Collserola al fondo, coronada por la basílica del Tibidabo y la torre de telecomunicaciones.

 

A medida que vamos ascendiendo por la montaña, las vistas se vuelven más panorámicas, ganando perspectiva. Un buen ejemplo de ello es la avenida de Miramar desde donde podremos ver la parte norte de la ciudad y la fachada marítima, con el Port Vell, la Barceloneta y la Villa Olímpica al fondo. Y para tener una visión 360º, el castillo de Montjuïc es la mejor opción, ya que al estar en la cima de la montaña permite contemplar todos y cada uno de los puntos cardinales de nuestra ciudad. Solo es cuestión de decidir cuál nos puede dar más likes ;-)

Vistas de Barcelona desde El Xalet, en Montjuïc

2.    La Creueta del Coll

Un pulmón situado en la zona alta de la ciudad (geográficamente hablando), casi tocando ya a la sierra de Collserola y que conserva una fuerte personalidad heredada de la antigua Pedrera del Coll, que estaba situada en una colina. Su principal aliciente es sin duda la excelente panorámica que se obtiene de Barcelona. Sin la masificación de otros miradores, como las baterías antiaéreas del Carmelo, la Creueta del Coll es un lugar idóneo para poder disfrutar de un picnic viendo el atardecer de la ciudad.

Otro de los alicientes para visitar el lugar son un estanque que en verano sirve de piscina municipal para los vecinos del barrio, y una escultura realizada por Eduardo Chillida y llamada Elogio del Agua, hecha con hormigón y con un peso de unas 50 toneladas que se encuentra suspendida encima del agua y únicamente sostenida por cuatro cables de acero anclados en la roca, lo que da a la escultura una sensación de ligereza sorprendente.

3.    Los Búnkers del Carmelo

Uno de los lugares más cool de Barcelona. Fuera de los límites del parque del Guinardó, pero a escasos minutos de él, se encuentran las baterías antiaéreas del Turó de la Rovira, o lo que es lo mismo, los búnkers del Carmelo, construidos en la cima de la colina durante la Guerra Civil y en el que se instalaron unas baterías antiaéreas para defender la ciudad de los bombardeos fascistas.

Lejos de su pasado lúgubre, el espacio se ha puesto de moda en los últimos años, ya que es uno de los pocos lugares desde los que se puede disfrutar una panorámica de 360º de toda la ciudad. Allí acuden cientos de visitantes cada día para hacerse una foto con la ciudad a sus pies o para realizar un picnic con el que reponer fuerzas tras la ascensión a lo alto de la colina. Aunque sea un lugar muy frecuentado, la excelente rotación de personas hace que la sensación de libertad y tranquilidad en una de las cumbres de la ciudad sea total.

4.    Carretera de les Aigües

Un balcón de casi 10 kilómetros con vistas a Barcelona. En la falda de Collserola se extiende esta pista forestal que va desde el barrio de Penitents hasta el de Pedralbes pasando por Vallvidrera, y que termina en la plaza Mireia de Esplugues, junto al Club de Tenis Diagonal. En total, más de 9 kilómetros por los que pasear y jugar a descubrir perspectivas diferentes de edificios singulares: la torre Bellesguard, el colegio Sant Ignasi de Sarrià, el cuartel militar del Bruc, el campus universitario de la UB, el Camp Nou…y así hasta donde te alcance la vista, ya que gracias a su plano elevado permite obtener una panorámica de toda la llanura de Barcelona, hasta el Fòrum y las tres chimeneas de Sant Adrià.

Barcelona vista desde la carretera de Vallvidrera

5.    Explanada del Tibidabo

Con 512 metros de altitud, la explanada que se abre a los pies de la basílica del Sagrado Corazón es sin duda el punto más alto desde el que contemplar Barcelona…gratis. Más elevado, aunque de pago, es el Mirador de la Torre de Collserola, a 560 metros sobre el nivel del mar, y con unas vistas que, en condiciones meteorológicas normales, alcanzan los 70 km de distancia, pudiendo divisar el macizo de Montserrat y la Sierra del Cadí-Moixerò.

Pero como las opciones planteadas hasta ahora son para una ruta low-cost, el Tibidabo se convierte en el mejor mirador de todos cuantos posee la ciudad. Además de su altura, su ubicación casi centrada en el eje norte-sur de Barcelona hacen que la panorámica sea total, alcanzando a encajar toda la llanura de Barcelona en la pantalla de tu móvil, desde el Observatorio Fabra al castillo de Montjuïc, pasando por el Park Güell y las torres Mapfre.

Panorámica de la ciudad vista desde un smartphone

Aunque en este post nos hemos centrado en los miradores naturales y periféricos de nuestra ciudad, Barcelona tiene dentro del casco urbano otros muchos lugares en los que disfrutar de su skyline mientras se saborea una barbacoa o un buen cóctel de autor. Tocará rascarse el bolsillo para vivirlos, pero la experiencia merecerá la pena. Y la cantidad de likes obtenidos, también. Así que permaneced atentos.