Un chalé alpino de Sagnier en pleno Sant Gervasi – Galvany
2016-07-18

El extremo sur del distrito de Sarrià – Sant Gervasi constituye un barrio cuya denominación oficial es Sant Gervasi – Galvany, aunque, más popularmente, se trata de la parte baja de Sant Gervasi, Sant Gervasi Sud o, simplemente, Galvany. Para entendernos: la mitad del antiguo municipio de Sant Gervasi de Cassoles situada entre la ronda del General Mitre y la avenida Diagonal. Curiosamente —y, en este caso, no es un decir—, la denominación de Galvany para este vecindario nace, de hecho, del que adoptó el mercado municipal de la zona; se recuperaba, de esta forma, el del antiguo propietario de los terrenos, Josep Castelló Galvany.

En la esquina de Vico y Freixa

Se llame como se llame el barrio, nos desplazamos al noroeste del mismo. En la esquina de las calles Vico y Freixa, cerca de Mitre con Ganduxer, descubrimos una mansión novecentista de inspiración alpina firmada por el omnipresente arquitecto Enric Sagnier, autor de medio millar de obras en Barcelona, con fuerte presencia en el Eixample, pero, también, en los barrios de la parte alta, donde levantó numerosas segundas residencias; la más famosa de las cuales, El Pinar, conocida como la casa encantada del Tibidabo, promovida por el banquero Miquel Arnús. Ante nuestros ojos, la torre de otro prohombre: la casa Enric Cera.

Abandonada desde hacía años, la torre de veraneo del médico y promotor del RACC  es una edificación aislada de estilo novecentista, rodeada de jardín y que mantiene todavía algunos elementos formalmente modernistas como son las baldosas acristaladas con formas de flores.  La distribución del inmueble es la típica de su género:  espacios amplios y generosos en la planta baja para la vida diaria y también la social, ricas en decoraciones y acabados; planta piso con los dormitorios de la familia, y, finalmente, buhardilla para las dependencias del servicio.

Un siglo después de la construcción de la casa, Núñez y Navarro la compra en el 2006 a los herederos de Enric Cera y empieza en el 2014 unas obras de rehabilitación que siguen en curso actualmente. El edificio se destinará a oficinas integrándose en un complejo de viviendas de nueva construcción. Se está trabajando para adecuar el inmueble a los nuevos usos y a los nuevos tiempos pero, con el objetivo de restaurar toda la naturaleza y majestuosidad originales. En Vico con Freixa, una joya desconocida recobra el esplendor pasado.