Enric Hidalgo: “Todos conocemos a alguien que tiene un problema de adicción”
2019-09-27
Projecte Home organiza un mercadillo solidario en Barcelona

Un año más, y ya son unos cuantos, llega el rastrillo solidario de Projecte Home Catalunya,fundación catalana nacida al abrigo del Proyecto Hombre estatal. Durante un par de meses, podremos encontrar una amplia variedad de productos nuevos de electrónica, zapatos, ropa, libros y cualquier objeto susceptible de ser enviado por paquetería con un importante descuento.  Además de encontrar algún chollo que nos venga bien, participando en este rastrillo estaremos ayudando a gente que lo necesita de verdad. Y es que desde su nacimiento en 1996, Projecte Home se ha convertido en una de las ONG más populares en la lucha contra la droga a través de tres líneas de actuación que han ido evolucionando con el tiempo: unprograma de atenciónla prevención en el consumo de estas sustancias y la sensibilización social a través de ruedas de prensa, presentación de informes anuales y concienciación a los grupos políticos para que pongan en su agenda los problemas que genera la droga en nuestra sociedad.

En Núñez i Navarro también hemos querido poner nuestro granito de arena en esta causa mediante la cesión gratuita y temporal de un céntrico local en Buenaventura Muñoz, 15. Y aprovechando que este mercadillo se acaba de poner en marcha hemos querido charlar con Enric Hidalgo, responsable del proyecto. 

Enric, hace dos años Oriol Esculies nos dio el titular: cinco millones de personas en España tienen problemas con el alcohol. ¿Ha mejorado la estadística?

Más o menos está igual, porque dos años es un periodo muy corto para detectar cambios significativos. De hecho eso son estadísticas estatales. Nosotros tenemos datos propios, de nuestros usuarios en Catalunya y la situación está igual, en el sentido de que los dos tipos de consumo más habituales en ellos son el alcohol y la cocaína. A veces en un orden, a veces en otro, pero siempre por encima del 40% de las personas que atendemos.

 

En los medios parece que cada vez hay más gente con esta problemática, sobre todo con la incorporación de gente joven que no sabe salir sin tener que beber o consumir algo... ¿Puede considerarse también adicción?

Esta sería una de las causas. Una adicción es algo muy complejo y que normalmente, no tiene una única causa. Pero sí que es cierto que la asociación de alcohol o cocaína con la fiesta es muy habitual y tiene mucho peso en el inicio del consumo. Si a eso le sumas la problemática personal o emocional que pueda tener la persona, ya tenemos el cóctel que les lleva a tener un consumo problemático.

 

¿Tratáis gente muy joven?

Entre los 14 y los 16 ya podemos detectar un consumo que puede empezar a ser problemático, pero que no tiene la misma afectación que una persona adulta. Eso requiere un abordaje más educativo que terapéutico. En esa línea tenemos el Projecte Jove, en Montgat, que es un recurso para familias y jóvenes que empiezan a perder el control de su consumo: cannabis, nuevas tecnologías…

 

Además del alcohol y las sustancias estupefacientes, ¿qué otras adicciones tratáis en la fundación?

Nosotros nos definimos como una entidad de prevención, rehabilitación y reinserción de personas con problemas de adicción, en general. En ese sentido, nos centramos en atacar las causas más que la problemática concreta. Por eso, en determinados programas a veces coinciden usuarios de diversas adicciones. Nosotros trabajamos sobre la persona, buscando la raíz de su problemática, porque en el fondo, las problemáticas que causan su consumo suelen ser las mismas. Y siempre con el objetivo de ayudarles a ser personas autónomas, sin dependencia de sustancias, ni juegos, ni tecnología…

 

Mercadillo solidario en Barcelona

 

Sorprende leer las noticias y ver que se vuelve a hablar de la heroína, un fantasma que creíamos haber dejado atrás. ¿Lo habéis notado vosotros?

A veces, en estos fenómenos suele haber un delay entre el aumento del consumo y el aumento de la demanda de ayuda. Hablamos de años. En el caso de la heroína hay que distinguir también el fenómeno mediático, ya que es una droga asociada a una etapa con mucha problemática social, delincuencia… Es algo muy llamativo, incluso cuando se habla de narcopisos. En realidad, nuestros datos hablan de que la demanda de atención por consumo de heroína es muy residual y casi siempre es con gente que la ha consumido durante muchos años. 

¿Cuál es el colectivo más vulnerable para vosotros y sobre el que hay que hacer más incidencia?

La prevención tiene sentido sobre todo en edades comprendidas entre el final de la infancia y la adolescencia. Tenemos un programa llamado El Juego de Llaves que ofrecemos en institutos durante todos los cursos de la ESO. No basta con una simple charla. Hay que ir al fondo. El bullying puede ser una causa que derive en una adicción. Así, nuestro programa empieza en 1º de ESO y llega hasta los 16. Hemos de incidir en el momento adecuado, cuando el joven se está abriendo al mundo. Es allí cuando debemos actuar y hacerles ver que cualquier problema no resuelto puede generar una causa. 

 

¿Cuál es vuestra opinión sobre las apuestas deportivas y la enorme publicidad que reciben durante los partidos y con caras conocidas?

Estamos muy preocupados, tanto con este tema como con el juego online. Es muy accesible para los jóvenes. Por eso hemos de facilitarles las herramientas para que puedan gestionar sus emociones y su vida y tomen conciencia de que no necesitan ese juego. Ya hay muchas adicciones y eso nos obliga a estar en contacto con los agentes sociales para detectar cualquier fenómeno nuevo, como puede ser el Fortnite. Desgraciadamente, la legislación siempre llega con retraso y cuando actúa ya hay mucho daño hecho. 

Como ONG, nuestra función no es solo atender a las personas, sino denunciar o avisar de que las administraciones no hacen lo suficiente o de los peligros que puede conllevar cierta sustancia o cierta actividad.

 

¿Tenéis la sensación que a pesar de todo, la gente sigue teniendo poca percepción de riesgo?

En general la sensación es que la percepción de riesgo es baja, sobre todo en sustancias como el cannabis. También hay la percepción de que las cosas les pasan a otros. Pero a la hora de la verdad, todos lo tenemos cerca. Todos conocemos a alguien en nuestro círculo social que tiene un problema de adicción con la sustancia “X”. Y aún así, seguimos sin tomar medidas.

 

Una vez más llega el mercado solidario. ¿Qué productos podremos encontrar en él?

Cada año nos llegan productos de zapatería, ropa, electrónica, ferretería, libros, utensilios de cocina. Somos como un gran almacén en pequeñito. Hay de todo. 

 

Mercadillo solidario en Barcelona

 

¿Se trata de productos nuevos o reacondicionados?

Todo es producto nuevo y con garantía. Si una persona tiene algún problema en su uso, pueden acudir a nosotros como a cualquier otro establecimiento. Además, todo está al 50%.

 

¿Cuánto durará el mercadillo?

En dos meses solemos liquidar todo el género. Este año hemos abierto esta semana y hasta el 23-24 de noviembre, pero siempre de forma aproximada. Y eso es posible gracias a Núñez i Navarro, que nos ha cedido el local y a los 35 voluntarios que nos ayudan de forma desinteresada en este rastrillo para poder financiar el tratamiento de aquellos que no se lo pueden pagar.

 

¿Qué previsión hay de ventas? ¿Cómo ha funcionado otras veces?

Afortunadamente, cada año son más conocidos, así que aspiramos a que cada año nos vaya un poquito mejor. El año pasado estuvimos por encima de los 30.000€ de beneficio. Aún así, hay un beneficio mayor que es darnos a conocer a la gente, y eso no tiene precio.

 

Sobre el local, ¿cómo ha sido la negociación con Núñez i Navarro? ¿Se adecuaba el local a vuestras necesidades?

La relación siempre es muy fácil y cordial. Hemos visitado varios locales comerciales que nos han ofrecido y nos acabamos decantando por este de Buenaventura Muñoz porque es un lugar muy céntrico, junto a Arc de Triomf y porque es un lugar lleno de vida. El local está muy bien porque es muy grande y con una distribución muy buena. Estamos muy contentos.

Invitación Barcelona Meeting Point