La plata de Río reluce con ritmo en La Rotonda
2016-12-05

Mundo Deportivo nos propuso fotografiarlas en la torre Andreu, La Rotonda, la última joya modernista de Barcelona, que, como sabéis, hemos rehabilitado. Y aceptamos. Las cinco chicas del equipo español de gimnasia rítmica, medalla de plata en los juegos olímpicos de Río del pasado verano, protagonizó la tarde del 25 de octubre una espectacular sesión fotográfica en el emblemático edificio barcelonés. Las imágenes de las medallistas suspendidas en el aire en la cuarta planta de La Rotonda sorprendieron el sábado 19 de noviembre a los lectores del suplemento Ocio del popular periódico deportivo.

La pregunta es obvia: ¿por qué en La Rotonda? Se lo preguntamos a la periodista de Mundo Deportivo Esther Muntañola, responsable de la operación. “Queríamos que fuese un sitio especial y muy artístico, y, en aquel momento, se estaban terminando las obras, y pensamos que era el sitio ideal para hacer unas fotos especiales para nuestro suplemento.”

¿Qué simboliza, encarna, representa? La Rotonda es una joya del modernismo y nos pareció el lugar idóneo para una sesión tan artística. Además, las vistas de Barcelona espectaculares también nos convencieron. Es un lugar que nos daba muchas posibilidades para nuestro reportaje con las cinco campeonas de gimnasia rítmica. Vestían la nueva colección de Oysho, que es muy urbana, con lo que el amplio espacio de las nueva oficinas nos daba la imagen que buscábamos.”

Las campeonas Sandra Aguilar, Artemi Gavezou, Elena López, Lourdes Mohedano y Alejandra Quereda quedaron satisfechas de la experiencia. “A todas les encantó el sitio y el saber que eran quienes estrenaban el edificio…”, explica Muntañola, e insiste que se lo pusimos fácil: “La colaboración con Núñez y Navarro y con Orbyce fue fantástica. Nos pusieron todas las facilidades para poder hacer la sesión de fotos, y eso que los operarios seguían trabajando a destajo para poder abrir unos días más tarde las puertas del edificio y que los barceloneses pudiesen conocer la reforma. Necesitábamos mesas, sillas, etc.”.

Pero, más allá de lo que se ve en las fotos, ¿qué sucedió?, ¿cómo se desarrolló lo que algunos llaman shooting?

“Las chicas llegaban de Madrid y no tenían todo el día, con lo que vinieron cinco estilistas de Josep Pons Formació para poder maquillarlas y peinarlas, una para cada chica. Mientras con una usaban el secador, a las otras las maquillaban y se iban poniendo la ropa que saldría en las fotos. Las chicas comieron allí mismo, comida japonesa del Shibui que les trajimos. El 'cuartel general' con la ropa, la comida y todo lo necesario para maquillaje y peluquería lo instalamos en la última planta, y las fotos las hicimos en la oficina de la cuarta. Estuvimos unas tres horas para hacer todo el reportaje”.

Valió la pena.