Marina Factory, oficinas “open-concept” en el corazón de L’Hospitalet de Llobregat
2018-06-14

Que la arquitectura es una disciplina viva lo explica la evolución que ha experimentado el diseño de los edificios tanto en su interior como en su exterior. La interpretación de los espacios residenciales no es igual en el modernismo que en el novecentismo, el racionalismo o el postmodernismo imperante en las últimas décadas del siglo XX. Y lo mismo sucede con los edificios de oficinas y centros de trabajo, que en los años 80 y 90 reaprovechaban pisos vacíos en bloques de viviendas particulares y que con el inicio del nuevo milenio mutó hacia las grandes áreas de negocios, como el 22@ o la Plaza Europa, con edificios impersonales en los que poder alquilar despachos a medida, en función de la dimensión de la compañía. 

Fachada del edificio de oficinas open-concept Marina Factory

El siguiente paso en esta evolución son los edificios “open-concept”, espacios diáfanos y llenos de luz que favorecen una distribución más transversal dentro de la propia empresa, así como el flujo de información entre departamentos. Este modelo de diseño arquitectónico nació en Alemania, allá por los años 50, y poco a poco ha ido ganando adeptos en las empresas. ¿Las razones? La ausencia de tabiques y barreras hacen que la luz fluya por todo el espacio, la limpieza visual que ofrece contemplar un recinto sin obstáculos, un mayor aprovechamiento de la superficie útil y una enorme versatilidad funcional del lugar.

En Núñez i Navarro hace tiempo que apostamos por las oficinas “open-concept”. Buena muestra de ello son las oficinas que tenemos en calle Tarragona o en el paseo de la Zona Franca. Aunque ahora mismo, el principal exponente sería Marina Factory, un edificio restaurado en Rambla Marina 450, el corazón de L’Hospitalet de Llobregat y una de las zonas con mayor proyección y crecimiento económico actualmente, que ya cuenta con hoteles, centros comerciales, centros deportivos y excelentes conexiones a las Rondas de Barcelona, al aeropuerto, al AVE y al puerto, que son un elemento diferencial a la hora de decidir el enclave estratégico de una empresa. Empresas punteras como la multinacional de perfumería Puig, la consultora y auditoría KPMG, el grupo alimentario Gallina Blanca, la aseguradora VidaCaixa, la farmacéutica CH Werfen o la consultora de recursos humanos Michael Page, se encuentran ya en este área.

Recreación virtual y estado actual de una planta diáfana en Marina Factory

Marina Factory cuenta con un total de 10.000 m2 “open-concept” repartidos en 6 plantas de entre 1.200 my 1.430 m2, además de un local comercial. El edificio, de uso semi-industrial, dispone también de zona de carga y descarga, y de montacargas. Especialmente reseñable es la gran azotea con vistas panorámicas de cerca de 1.000 m2. Un edificio pensado para un cliente que busque un espacio de trabajo diferente en el que fomentar la creatividad y la productividad de sus empleados.

Con este proyecto, en Núñez i Navarro reafirmamos nuestra apuesta por las oficinas “open-concept” como parte esencial para potenciar el talento de las personas, ya que el concepto de espacio abierto va necesariamente unido a la flexibilidad en la manera de trabajar en función de las exigencias de cada tipo de trabajo. Un espacio abierto, en definitiva, no ofrece obstáculos, elimina barreras y facilita, por tanto, el trabajo en equipo, el coworking y el aumento de la confianza y de la comunicación entre los trabajadores en general.

Recreación virtual de distribución open-concept en Marina Factory