Todo un mundo de posibilidades just around the corner
2017-05-02

Desde hace unos meses los turistas que vienen a Barcelona tienen un nuevo hotel en el que alojarse: The Corner Hotel. Ubicado en el corazón del Eixample, el hotel llama la atención de sus usuarios ya desde la misma entrada, con un hall abierto y luminoso que sirve de punto de reunión para huéspedes y residentes en Barcelona. Allí, en la planta baja del hotel encuentran el Hall & Lounge, un lugar en el que disfrutar del primer café, tomar un almuerzo ligero o el último aperitivo de la tarde en un entorno donde conectar, reunirse o simplemente relajarse y descansar después de un intenso día en la ciudad condal. Gracias a su estratégico enclave, The Corner Hotel puede ser el punto de partida para descubrir una Barcelona diferente, alejada de los grandes landscape, pero que estamos convencidos que les dejará un gran sabor de boca.

Nada más salir del hotel se encontrará con un barrio único, el Eixample, construido a mediados del siglo XIX a raíz del derribo de las murallas de la Barcelona medieval y siguiendo el modelo urbanístico de Ildefonso Cerdá. A diferencia de las callejuelas laberínticas del casco antiguo, el Eixample se caracteriza por ser un entramado de amplias calles rectilíneas, paralelas y perpendiculares entre sí, formando unas cuadrículas tridimensionales (las manzanas) que hacen imposible que uno se pueda perder callejeando.

Así, caminando por el barrio, el turista llega a un oasis escondido en mitad del bullicio barcelonés: la calle Enric Granados. A través de esta vía semi-peatonal el viajero puede disfrutar de un tranquilo paseo en sentido ascendente hasta la Avenida Diagonal donde podrá continuar el itinerario gracias a su recién estrenado bulevar. Por el camino recomendamos hacer un alto en la heladería Delacrem, posiblemente una de las mejores de Barcelona.

 

No muy lejos de allí se encuentran diversos museos, que harán las delicias de los amantes de la cultura. Entre los más conocidos estarían la Fundació Antoni Tàpies (ubicada en un edificio de Domènech i Montaner) o el Palau Robert, con sus exposiciones temporales. Menos famosos, pero igualmente interesantes son el Museo Egipcio, el Museo del Modernismo y el Museo del Perfume, en pleno Paseo de Gracia.

El siguiente punto de interés lo encontramos en el extremo opuesto del barrio, por lo que desharemos el camino para dirigirnos al límite sur del distrito. Como The Corner Hotel queda de paso es un buen momento para reponer fuerzas en su cafetería. Allí el visitante puede degustar lo mejor de la gastronomía local en forma de aperitivos, bocadillos, ensaladas o hamburguesas. O simplemente tomarse un refresco o un coctel mientras observa el transcurrir de la vida barcelonesa a través de las enormes cristaleras que inundan de luz natural el hall del hotel.

 

 

 

Ya con las pilas cargadas la ruta continúa hasta el Parc de Joan Miró, que hace de frontera entre el Eixample y la antigua villa de Sants. El parque será siempre una buena opción para los que viajan en familia. Su principal atractivo es la escultura Dona i Ocell, de Joan Miró, que se ha convertido en un auténtico icono de la ciudad. Además, encontrarán el espacio equivalente a cuatro manzanas de edificios para que los más peques jueguen y corran entre plantaciones de pinos, encinas y palmeras.

 

 

Al caer la noche los alrededores del The Corner se llenan de vida, ya que a pocos metros se encuentra el Gayxample, una zona de bares, discotecas y comercios 100% gay friendly en el que, por supuesto, el público heterosexual es excelentemente recibido.

Con toda esta oferta de ocio a su alrededor, la estancia en The Corner Hotel se convierte en una auténtica experiencia, con un mundo de posibilidades para disfrutar del barrio, y todo just around the corner.