7 edificios para una Barcelona más verde y sostenible
2019-08-14

Una nueva fachada se ha estrenado recientemente en Barcelona. Núñez i Navarro ha llevado a cabo la rehabilitación integral de la escuela de negocios EADA optimizando el edificio según su funcionalidad y diseñando un espacio sostenible con sistemas de eficiencia energética y con una fachada de doble piel que interactúa con la ciudad gracias a su aspecto cambiante cuando recibe la luz solar. La rehabilitación de la sede de EADA ha permitido adecuar el edificio a las necesidades actuales, optimizando espacios de acuerdo a su funcionalidad. Se han reubicado escaleras y ascensores y se han distribuido aulas y espacios comunes alrededor del eje central del proyecto, la nueva fachada de doble piel: una interior tipo muro-cortina con un vidrio aislante de altas prestaciones térmicas y acústicas y otra capa exterior, con cientos de lamas de vidrio laminado con cuatro tonalidades diferentes.

En ese sentido, la sostenibilidad ha sido clave en el proyecto. Por ello se han instalado sistemas pasivos de aislamiento térmico y protección solar que eliminan la transmisión de los rayos ultravioleta. También se han implantado sistemas de eficiencia energética en el calentamiento de agua y el acondicionamiento térmico, higiénico y lumínico.

El resultado ha sido un edificio inteligente que da confort en su interior aprovechando el impacto de la luz solar, al tiempo que interactúa con el exterior y se relaciona con la ciudad a través de una fachada cambiante inspirada en los edificios tradicionales del Eixample.

El de EADA ha sido el último de una serie de edificios que hacen de la eficiencia y la sostenibilidad su razón de ser y que marcan el camino hacia una Barcelona más verde a la que Núñez i Navarro ya se ha sumado.

Centro Cívico y Espacio de Gente Mayor de Baró de Viver

Este espacio para la ciudadanía es el primer edificio con certificado LEED Platinum de Nueva Construcción de Cataluña y el primer Equipamiento Social de España, distinción que reconoce el uso eficiente que se hace en él de la energía.  Se trata de un edificio de 1.652 metros cuadrados de uso público y como casal para personas mayores situado en el barrio de Baró de Viver, muy próximo al nudo viario de la Trinitat. 

Su eficiencia se hizo presente ya durante la construcción del mismo, puesto que está plenamente prefabricado y construido en seco. Entre los datos más característicos de esta nueva construcción es el consumo de un 48% menos respecto a un edificio estándar, ya que produce mediante placas fotovoltaicas gran parte de la energía consumida. Además, su eficiencia garantiza un confort climático basado en la inercia térmica y la ventilación, de manera que el edificio no necesita refrigeración en los meses de verano. Con un 93% de espacios con luz natural los gastos de alumbrado también se reducen considerablemente. De la misma manera, el agua es 100% reaprovechable, ya sea con el riego del edificio o el agua de los sanitarios, que proviene exclusivamente de las aguas pluviales. Libre de agentes contaminantes como VOC’s y mercurio, la calidad de su aire está garantizada, reduciendo el impacto y las emisiones en un 41% durante todo su ciclo de vida.

 

Edificios verdes y sostenibles©Adrià Goula

 

Edificio MediaTIC: 

Ubicado en el 22@, nos encontramos con un edificio dedicado a las nuevas tecnologías, que pretende ser un lugar de encuentro, aprendizaje y puesta en práctica de las llamdas TIC, las tecnologías de la información y la comunicación. El inmueble fue diseñado por el arquitecto Enrique Ruiz Geli y fue inaugurado en 2010. Arquitectónicamente se trata de un cubo con cuatro fachadas totalmente diferentes entre sí que tienen funciones específicas según su orientación y la cantidad de luz que recibe en cada una de sus caras a lo largo del día. A la noche, como si fuese una medusa, desprende toda esa energía, convirtiéndose en un elemento luminiscente.

Una las principales características del edificio es su estructura, con un esqueleto metálico con elementos verticales en su exterior que dejan amplios y diáfanos espacios en cada una de sus plantas, así como un patio interior. Otro de sus distintivos es la piel de EFTE, un compuesto que hace de filtro solar y que reduce la entrada de rayos ultravioleta. Además es un material muy ligero, elástico y antiadherente, de manera que no se ensucia y se evitan así gastos de mantenimiento y contaminación por el uso de detergentes. El enorme éxito de funcionamiento de este edificio ha llevado a la comunidad a homologar el uso del ETFE como material de construcción.

Edificios verdes y sostenibles en Barcelona_®Canaan

Torre Glòries:

Uno de los edificios más singulares de Barcelona, que por su forma cilíndrica y su enorme altura se ha hecho un hueco en el skyline barcelonés. Es obra del arquitecto francés Jean Nouvel, ganador del premio Pritzker en 2008. Aunque en sus orígenes la construcción suscitó una fuerte polémica, rápidamente cosechó un gran índice de aprobación tanto por la ciudadanía como por los turistas. A ese éxito contribuyó en gran medida su iluminación nocturna, cuando el edificio se hace visible desde diversos lugares de la ciudad gracias a la combinación de 4.500 dispositivos LED, capaces de generar imágenes en movimiento. Este sistema permite reproducir hasta 16 millones de colores. Y gracias a la eficiencia energética con la que fue diseñado el coste de iluminar la fachada al completo durante una hora apenas es de seis euros, ya que consta de 60.000 lamas con placas fotovoltaicas que acumulan energía solar para autoabastecer las necesidades de la torre. Este sistema de iluminación es conocido como Diffraction y es utilizado en la celebración de diferentes acontecimientos importantes para la ciudad. 

Otros elementos que hacen de él un edificio sostenible es la regulación de la temperatura interior mediante un sistema VRV que actúa de forma inteligente en cada zona del edificio, sin proporcionar calor a despachos desocupados o zonas de almacenamiento. Del mismo modo, las luces también se pueden controlar mediante un sistema que detecta si un espacio está siendo utilizado o no. 

Medidas como las aquí detalladas contribuyeron a que la Comisión Europea distinguiese al edificio con el título de Edificio Verde, tanto por la eficiencia energética del mismo, como por las reducidas emisiones de CO2  en comparación a otros edificios similares.

Ecourban Barcelona:

En la frontera del 22@, muy cerca del tanatorio de Sancho de Ávila se construyó en 2005 un edificio que en su momento fue considerado un punto de referencia de los edificios sostenibles, el Ecourban Barcelona, un complejo de oficinas. Como grandes pilares de esa sostenibilidad se basaron en la utilización de materiales reciclables, libres de productos tóxicos. Igualmente importante y capital fue el ahorro energético mediante la cubierta de placas solares y de un tejado verde que se encarga de absorber el agua de la lluvia para reaprovecharla en otros usos. Para ello, se orientó el complejo 45 grados al sur, de manera que podía recibir luz solar durante todo el año, reduciendo así el gasto en iluminación artificial. Otros elementos innovadores allá por 2005 fue la ventilación natural, el sistema de persianas y paravientos y las fachadas con enredaderas verdes. La combinación de todos ellos permite ahorrar entre el 30 y el 40% de la energía en relación con otros edificios similares.

La Fàbrica del Sol:

Es un equipamiento municipal que educa  y extiende la cultura de la sostenibilidad en Barcelona con programas de actividades. Y lo hace desde el ejemplo, desde un edificio modernista que cuenta con ventilación natural y una bomba de calor geotérmica, además de con un jardín vertical interior, que ayuda también en la sostenibilidad del edificio.

Hasta ahora hemos visto los pioneros, edificios diseñados al albor del nuevo milenio, cuando se empezó a tomar conciencia de la necesidad de un mundo más sostenible en el que la arquitectura ciudadana tenía mucho que aportar. Así, estas primeras construcciones marcaron el camino a otras edificaciones de nuestra ciudad que también asumen su grado de responsabilidad para una Barcelona más ECO, como la sede central del Banc de Sang i Teixits, que reduce las emisiones de CO2 en 963 toneladas anuales con climatizadores free-cooling, intercambiadores de calor y un muro de fachada aislante que impide el sobrecalentamiento. También destacable es el Pabellón de Operaciones del Hospital de Sant Pau, que reformó sus quirófanos con criterios de sostenibilidad. 

 

Edificios verdes y sostenibles en Barcelona

 

Y es que  lo que en su momento fue algo excepcional se ha convertido en un must para empresas vinculadas al sector de la construcción. En Núñez i Navarro tenemos asimilado ese compromiso con el Medio Ambiente y lo hacemos palpable a cada proyecto, en cada edificio. Sin ir más lejos, en el hotel Rec Barcelona, cuya azotea superior está coronada por una cubierta de agua con un tapiz verde de plantas herbáceas que permite un aislamiento natural y sostenible del edificio. Además, los patios acondicionados con plantas y las ventanas correderas del lounge permiten ventilación natural sin aire acondicionado. Todo el hotel dispone de sistemas de ahorro energético con luminarias de bajo consumo y se ha reducido al máximo el uso de materiales procedentes del petróleo, potenciando los materiales naturales como madera, lana, hormigón o el hierro. Y es que ser eficiente y sostenible es como el dominio del inglés para trabajar. Hace tiempo que dejó de ser un valor añadido. Es una condición sine qua non. Nuestros clientes lo saben. Y nosotros también.