“La fotografía digital no tiene la textura y la atmósfera que te da la fotografía analógica”
2019-05-30

Ahora que las cámaras instantáneas se han vuelto a poner de moda y no hay tienda especializada que no las ofrezca en sus lineales, conviene recordar a los pioneros, unos románticos de la profesión que allá por 2011 fueron los primeros en apostar por la fotografía analógica como medio de vida, abriendo en Gràcia uno de esos estudios de fotografía en Barcelona en el que reparar tu vieja cámara, hacerte fotos de carnet, comprar cámaras y objetivos de todo tipo y, cómo no, llevar a revelar los carretes con las fotos de tus vacaciones.

Esos locos aventureros fueron Sara y Miguel Ángel, dos hermanos criados entre flashes, trípodes y carretes que mamaron el oficio familiar desde pequeñitos, haciendo de la fotografía su medio de vida, y que vieron un excelente modelo de negocio en una opción a priori tan anacrónica como era dedicarse a la fotografía analógica. 8 años y varias reseñas después en medios de comunicación, Nostàlgic, no podía llamarse de otra forma esta pequeña oda al carrete y revelado, es todo un referente en nuestra ciudad para los nostálgicos de la química, los cuartos oscuros y los sistemas pre-digitales. Por eso, tratándose de fotografía, y con Barcelona y algo de arquitectura como telón de fondo, la entrevista para este blog era más que justificada.

Se os ha llegado a definir como “la Meca de la fotografía analógica”. ¿Qué os parece esa descripción? 

Nos motiva a seguir trabajando, llevamos 8 años en este proyecto y agradecemos que se reconozca el esfuerzo, las ganas y la ilusión que hemos puesto en él. Es una descripción que valoramos de forma muy positiva. Nuestra motivación desde que decidimos montar Nostàlgic fue crear un refugio para los amantes de la fotografía analógica. No queríamos que se perdiese y sabíamos que podría generar interés, aunque no nos imaginábamos que tanto. Estamos muy contentos de contribuir a que la fotografía química siga existiendo y facilitar su demanda a las personas interesadas. 

¿Cómo os iniciasteis en el mundo de la fotografía?

Para ambos el hecho de venir de una familia de fotógrafos nos ha influido, hemos crecido rodeados de cámaras y desde niños hemos formado parte de este mundo. En seguida que pudimos nos formamos en diferentes centros y universidades como el ICP (Institut d’Estudis Fotográfics de Catalunya) la UPC, la UAB o el ICP (International Center of Photography).

Estudios de fotografia en Barcelona ©Nostàlgic

¿Cómo nace el proyecto Nostàlgic?

El proyecto nace después de vivir un tiempo en Nueva York, donde ambos tuvimos tiempo de reflexionar sobre el estado de la fotografía en general y hacia donde queríamos enfocar nuestro futuro profesional. A pesar de que habíamos trabajado por separado en diferentes ámbitos desde que estudiamos fotografía, nos apetecía crear algo juntos,  y después de decidir que queríamos vincularnos de alguna forma a la fotografía química, observamos que en Barcelona no había ninguna tienda especializada en fotografía analógica del perfil de Nostàlgic, y que era un buen momento para crearla. 

Con la entrada de la fotografía digital, a principios de la década del 2000, la fotografía química perdió mucho interés para la mayoría de los usuarios. Cada vez costaba más encontrar laboratorios y tiendas especializadas en este tipo de material fotográfico. Por este motivo, decidimos crear un espacio para todos aquellos que, como nosotros, siguen enganchados a los colores, las texturas y la forma de trabajar de la fotografía analógica. 

¿Qué tipo de público acude a vuestro negocio?¿Cuál sería su retrato-robot?

Tenemos un público muy variado, desde profesionales que siguen disparando en analógico y lo combinan con la fotografía digital, a gente joven que tiene curiosidad por conocer los orígenes de la fotografía y les gusta experimentar con diferentes tipos de película. Por lo general, la fotografía analógica se enfoca dentro de una marco más personal, donde te sientes más parte del proceso fotográfico sin la necesidad de crear una imagen perfecta. 

A los compradores nos cuesta encontrar hoy día material analógico. ¿Os sucede lo mismo a vosotros con los proveedores? ¿O desde dentro es un sector con mucha vida? 

Trabajamos con muchos proveedores distintos de diferentes países, esto nos permite tener gran variedad de película, aunque también requiere por nuestra parte más dedicación y tiempo a la hora de realizar los pedidos. Al principio nos costó encontrar distribuidores, pero poco a poco hemos conseguido crear una red de contactos que nos permite ofertar una gran variedad de productos y aunque hay marcas que han dejado de ofrecer o han limitado su producción como Agfa o Fujifilm, hay otras nuevas que han ido surgiendo en los últimos años como Ferrania o Bergger. 

 

Estudios de Fotografia en Barcelona ©Nostàlgic

 

¿Qué producto tiene más salida?

En general, los productos que más se venden son película y cámaras clásicas, además de instantáneas como las Polaroid o Fujifilm Instax. Por otro lado, los servicios más solicitados son los de revelado de carretes y reparación de cámaras. 

Con el fenómeno vintage han vuelto a ponerse de moda las cámaras instantáneas. ¿Creéis que esto puede llevar a un boom o vuelta a los orígenes de la fotografía? 

La Polaroid es un icono de los años 80, su estética e inmediatez atrae a un gran número de personas. Además, el hecho de obtener una imagen física y poder ver in situ, el proceso mágico del revelado, las convierte en cámaras muy apreciadas y singulares. Estas, junto a otras cámaras clásicas, han creado tendencia y un boom que ha acercado la fotografía analógica a muchos jóvenes creativos. Creemos que el mercado se estabilizará y coexistirá la fotografía analógica y digital, porque ambas se complementan. 

¿Qué le falta a la fotografía digital para que la analógica siga tan viva? 

La fotografía digital es más perfecta, más plana, no tiene la textura y la atmósfera que te da la fotografía analógica. El proceso de toma también es distinto, el carrete tiene un número de disparos limitados, que te ayuda a reflexionar más sobre la fotografía que quieres hacer. Es un proceso más pausado y de mayor implicación, que requiere más esfuerzo para obtener buenos resultados. 

¿Y dentro de la digital, la omnipresencia de cámaras en todos los teléfonos móviles os afecta o esa no es una guerra vuestra?

En general ha hecho que la fotografía se haya democratizado y ha creado más usuarios y personas interesadas en crear imágenes. Ahora todo el mundo toma fotografías y en nuestro caso pensamos que no nos afecta de forma negativa. 

 

Estudios de Fotografia en Barcelona ©Nostàlgic

 

Desde nuestra perspectiva, nos interesa mucho la relación de la arquitectura y la fotografía, sobre todo asociada a Barcelona. ¿Cómo valoráis el auge de esta relación y la aparición de especialistas en la materia como @stoptheroc o Adrià Goula?  

Barcelona es una ciudad de gran belleza, un referente mundial en arquitectura contemporánea, goza de un patrimonio rico y diverso, que la hace única. Cada año, miles de turistas nos visitan con un interés puramente arquitectónico. Personalmente pensamos que se puede trasmitir mucho a través de las formas y los volúmenes, de la luces y las sombras, de cómo la luz muestra las diferentes texturas y materiales de una obra arquitectónica. Existen grandes fotógrafos en este campo que a través de su obra están plasmando la ciudad, y nos parece muy positivo. Tanto Roc Isern como Adrià Goula son dos excelentes representantes de la fotografía arquitectónica de hoy día en Barcelona. 

Si tuvieseis que escoger un lugar arquitectónico de nuestra ciudad para un reportaje o una sesión ¿cuál sería? ¿Y por qué? 

Dependerá del tipo de sesión y en función del mensaje que queramos transmitir en el reportaje. También es importante pensar en la luz que tendremos y la logística para poder definir bien el espacio. El  Fórum, el Parc Güell o los Bunkers del Carmel son los más recurrentes, por su atractiva arquitectura o sus vistas de la ciudad, pero también existen otros muchos rincones, como las calles del Gótico o los Jardines del Laribal.  

Además de arquitectura, habéis trabajado en fotografía de interiorismo, producto, publicidad y retrato. ¿Qué es lo más difícil de plasmar?  

Cada tipo de fotografía presenta su reto particular, la fotografía de producto es más técnica, la publicitaría requiere de más posproducción… Quizás lo más difícil pero también lo más bonito, sea plasmar la esencia de la persona retratada. 

No sé si sois instagramers o no, ¿qué os parece esta red social y cuáles serían vuestros referentes? 

No nos consideramos instagramers, porque no somos el perfil de usuario que comparte su día a día de una forma activa, pero reconocemos que hoy en día Instagram es una red social muy potente y con mucho público que se ha convertido en una herramienta excelente de marketing para mostrar tus productos y servicios. Es muy visual, sencilla de usar y promueve la creatividad.

Invitación Barcelona Meeting Point